Imagen corporal y maternidad

¿Qué le pasa a mi cuerpo?

Tanto el embarazo como el postparto suponen en las mujeres un cambio, no solo por la preparación ante la maternidad, sino porque deben acostumbrarse también a una nueva imagen corporal. Evidentemente, no todas las mujeres viven este cambio de forma negativa, sino que las experiencias de las mujeres durante su embarazo varían desde la sensación de placer y bienestar con el cuerpo hasta la insatisfacción con la imagen corporal y “no reconocerse” en su propio cuerpo, lo que les hace sentir muy mal (Clark, Skouteris, Wertheim, Paxton, y Milgrom, (2009).  Este malestar suele ser mayor durante el postparto y más en mujeres con más de un hijo. No debemos pensar que en mujeres embarazadas y durante el postparto no aparezcan Trastornos de Alimentación, porque sí pueden aparecer, de hecho recientes investigaciones así lo demuestran (Blanque, García, Rodríguez,  López y Cordero, 2018).

Los medios de comunicación y redes sociales suponen un agente de presión sobre estas mujeres en la etapa perinatal ya que mediante estas redes se trasmite un ideal de belleza y delgadez, donde las representaciones de la imagen corporal, el peso y su recuperación postparto no se corresponden con la realidad lo que puede afectar negativamente a las personas, especialmente mujeres, que establecen comparaciones con esa imagen del cuerpo y figura que se muestran en las redes sociales. (Tiggemann, y McGill, 2004). Existe un estudio americano en el que se comprueba que las noticias que aparecen en revistas femeninas muestran un embarazo y postparto irreal por lo que se generan unas expectativas inadecuadas respecto al mismo tanto en mujeres embarazadas como en población general (Gow, Lydecker, Lamanna y Mazzeo, 2012).  Se ha observado además en otros estudios que las mujeres embarazadas que utilizan diariamente redes sociales, tienen una peor imagen corporal que aquellas que no las utilizan debido a que realizan comparaciones con otras mujeres embarazadas, famosas o no (Grabe, Ward, M. y Hyde, 2008; Groesz, Leviney Murnen,2002; Hicksy Brown (2016).

Algunos datos curiosos…

  • Las mujeres con una imagen corporal negativa durante el embarazo, es más probable que tengan depresión o ansiedad postparto así como problemas de salud en general.
  • A más de la mitad de las mujeres que están embarazadas les suele preocupar aumentar de peso durante el embarazo y a más de un 75% de éstas, les preocupa el cambio que pueda sufrir su cuerpo con el embarazo.
  • Muchas mujeres durante el embarazo tienen cambios de humor al pensar en su aspecto físico y les molestan los comentarios de los demás sobre su cuerpo o peso.
  • Durante el postparto más de la mitad de las mujeres valoran como importante volver a tener la misma imagen que antes de ser madres.
  • Casi la mitad de las mujeres durante el postparto se sienten menos atractivas físicamente. Y muchas de ellas se miran habitualmente en el espejo (o miran fotografías de antes de quedarse embarazadas) para comprobar su cuerpo o peso.
  • Más de la mitad de las mujeres en postparto compara su cuerpo con otras mujeres que han tenido hijos hace poco y esta comparación les afecta negativamente sintiendo envidia por las mujeres que han recuperado su peso y figura pre-embarazo.
  • Aproximadamente la mitad de las mujeres durante su embarazo o el periodo postparto, perciben presión a través de las redes sociales y la prensa para recuperar su anterior figura después del parto.

¿Qué es la pregorexia?

Es un trastorno que afecta a mujeres embarazadas preocupadas por la ganancia de peso en el embarazo, que restringen calorías y mantienen una práctica excesiva y obsesiva de ejercicio físico para no subir de peso. Estas conductas pueden suponer problemas de salud en el feto y, además, las mujeres que presentan estos síntomas pueden desarrollar también problemas de vinculación prenatal (Mathieu, 2009).

 

Texto: Isabel Díaz Ceballos, Doctora en psicología.

 

Para leer un poco mas…

Blanque, R. R., García, J. C. S., Rodríguez, M. M., López, A. M. S. y Cordero, M. J. A. (2018). Trastornos alimentarios durante el embarazo. Journal of Negative and No Positive Results, 3(5), 347-356.

Clark, A., Skouteris, H., Wertheim, E. H., Paxton, S. J. y Milgrom, J. (2009). My baby body: A qualitative insight into women’s body-related experiences and mood during pregnancy and the postpartum. Journal of Reproductive and Infant Psychology, 27(4), 330-345.

Grabe, S., Ward, L. M. y Hyde, J. S. (2008). The role of the media in body image concerns among women: a meta-analysis of experimental and correlational studies. Psychological Bulletin, 134(3), 460.

Groesz, L. M., Levine, M. P. y Murnen, S. K. (2002). The effect of experimental presentation of thin media images on body satisfaction: A meta‐analytic review. International Journal of Eating Disorders, 31(1), 1-16.

Gow, R. W., Lydecker, J. A., Lamanna, J. D. y Mazzeo, S. E. (2012). Representations of celebrities’ weight and shape during pregnancy and postpartum: A content analysis of three entertainment magazine websites. Body Image, 9(1), 172-175.

Hicks, S. y Brown, A. (2016). Higher Facebook use predicts greater body image dissatisfaction during pregnancy: The role of self-comparison. Midwifery, 40, 132-140.

Mathieu, J. (2009). What is pregorexia?. Journal of the American Dietetic Association, 109(6), 976-979.

Tiggemann, M. y McGill, B. (2004). The role of social comparison in the effect of magazine advertisements on women’s mood and body dissatisfaction. Journal of Social and Clinical Psychology, 23(1), 23-44.

Puri Gómez

Acrílico sobre cartón