Mitos y expectativas en torno a la maternidad

La sociedad está marcada por una serie de mitos respecto a la maternidad que, en ocasiones, afectan negativamente a las mujeres.

Os preguntamos:

  • ¿Todas las mujeres desean ser madres?
    No, muchas mujeres deciden no se madres. Los motivos son muy diversos y cada uno igual de potente e importante. La maternidad no es la forma de que las mujeres se realicen, hay muchas otras formas de hacerlo.Documento Sin Filtro: “Movimiento NoMo”(ver)
  • ¿Ser madre es natural, y por tanto, fácil?
    Ser madre es natural pero no fácil. La crianza de los hijos, las expectativas, las presiones sociales y las autoimposiciones (entre otras cosas) suponen dificultades añadidas a la maternidad.
  • ¿Existe la madre perfecta?, ¿Qué significa ser una Superwoman?
    Uno de los mayores focos de presión social es la de ser la “madre perfecta” y que “puede con todo”. Muchas mujeres se sienten culpables por no alcanzar esas expectativas sociales (y autoimpuestas en ocasiones a través de esa presión social) en la crianza de sus hijos. Esta sensación se relaciona directamente con sensación de no ser eficaces y mayores niveles de estrés y ansiedad. La sociedad, en ocasiones a través de los medios de comunicación, muestra una maternidad en la que se reproduce la idea de que las madres deben ser un 10, mujeres 10, parejas 10, trabajadoras 10 y llegar a todo y con solvencia… eso solo puede generar un estrés añadido a la crianza y perjudicar seriamente la salud mental materna.
  • ¿La Maternidad supone estar/ser feliz?
    Existe suficiente evidencia para saber que la maternidad no siempre es sinónimo de felicidad o bienestar. En la celebración del Día de la Salud Mental Materna se ponen de manifiesto algunas de las principales dificultades y patologías que están en torno a la maternidad y que amenazan de forma significativa el bienestar emocional de las madres.

Oliver D. (2018). La soledad de la maternidad. El País (leer)
La maternidad, por lo tanto, supone cambiar a una realidad desconocida para las mujeres y adquirir un nuevo rol, el materno. Además, se experimentan pérdidas como la libertad, el sueño, la autonomía, el control de las situaciones, y esto, en ocasiones supone elaborar un duelo por la “vida anterior”. 

 

Texto: Isabel Díaz Ceballos, Doctora en Psicología
José Luis Muñoz

Acrílico sobre cartón